25 agosto 2008

Persepolis

En ocasiones me pongo a pensar en cuáles fueron los momentos y circunstancias que me convirtieron en quien ahora soy, y en cuáles me marcaron más que otros. Esto es por que probablemente no me enfrenté a algún cambio cuya radical magnitud me golpeara a grado de definirme indudablemente, es decir, de pequeño no viví una guerra ni me enfrenté a un gobierno totalitario (eso creo), tal es el caso de Marjane Satrapi, la protagonista de la novela gráfica y ahora cinta animada: Persepolis.


Confieso que tengo una debilidad por películas "de la vida", aquellas que narran las travesías de un personaje a lo largo de "su vida", sin embargo, no creí que una cinta de animación que en apariencia lucía tan sencilla, lograra conmoverme en tan diversos sentidos al grado de encantarme (literalmente) visual y sentimentalmente. En mi punto de vista el valor más grande de Persepolis, es lograr una cinta de animación emotiva sin la necesidad de recurrir a cliches, como moralejas enlatadas o personajes tipo.

En tiempos de venganza y ficción, siempre queda espacio para una sátira contemporánea tan honesta y jocosa como ésta.


"A veces nos concentrábamos tanto en ser felices, que nos olvidábamos de que no eramos libres"

Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger A ha dicho...

Una muestra de como una pelicula con animacion puede ser buena sin ser 3d

besos satisfechos
A.

5 de diciembre de 2008, 8:49  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal